Posicionamiento ideológico sobre el cánnabis. Deseas adherirte firmándolo?

    Home / Entitat / Posicionament ideològic sobre el cànnabis. Vols adherir-te signant? / Posicionamiento ideológico sobre el cánnabis. Deseas adherirte firmándolo?

Posicionamiento ideológico sobre el cánnabis. Deseas adherirte firmándolo?

El cannabis es una planta sagrada originaria de la India -donde se llama Ganja-, que debe ser respetada y tratada como tal. Es decir, que no se puede considerar como un vulgar producto de consumo. Desde el mundo tradicional se considera que las plantas, los animales y los minerales tienen alma, conciencia y sabiduría, por tanto, merecen la máxima atención y consideración.

El consumo de las plantas sagradas requiere de un delicado proceso de iniciación donde la dimensión espiritual es la clave para hacer esta comunión (humano – planta), de forma equilibrada. Relacionarse con algo sagrado de forma sana requiere también de una madurez personal en todas las dimensiones: física, emocional, mental, energética y espiritual.

No estamos de acuerdo con la prohibición, porque ha generado violencia, corrupción, delincuencia, crimen, marginación, abuso, enfermedades, etc. Pero eso no quiere decir que se esté de acuerdo con el uso indiscriminado, ya que suele conllevar abuso, adicción y / o perturbaciones graves (físicas, mentales y anímicas).

Aspirar a prohibir la existencia de la planta o la libertad individual de tomarla, es una idea arrogante y de poder sobre la naturaleza y las personas. También es cierto que las personas deben tener el derecho a equivocarse, pero la asociación entre libertad de uso y control de una planta sagrada, es fantasiosa y soberbia, básicamente porque no se tiene en cuenta la otra parte, es decir, que la planta es un ser vivo y consciente, con un espíritu sagrado detrás que tiene algo que decir. Sin embargo, siendo honestos, la educación para el consumo y el llamado “consumo responsable” acaban convirtiéndose a menudo el argumento de quien hace un abuso. Al igual que las propiedades terapéuticas son utilizadas como justificación de quien suele estar enganchado.

El problema es similar al del tabaco, es decir, que una planta sagrada de los Andes y de la Amazonía con propiedades terapéuticas en el mundo tradicional, acaba siendo profanada y convirtiéndose perjudicial en el mundo occidental. La comparación tiene los mismos elementos, usaron el tabaco como un producto desacralizado, de consumo y de uso indiscriminado = adicción y otras enfermedades.

Así, hacer un negocio en torno al cannabis -especialmente como ocio- pertenece a la típica mentalidad errónea de Occidente para con su derecho de explotación sobre una naturaleza al “servicio” del hombre.

La pregunta es si en una sociedad materialista, desacralizada, hiperactiva e hiperconsumista, se puede llegar a consumir algo sin que se convierta en un problema.

¿Quieres adherirte a este posicionamiento ideológico sobre cómo deberíamos relacionarnos con esta planta? Firma el posicionamiento:

[emailpetition id=”1″]

[signaturelist id=”1″]

Translate »